Formato Para Imprimir »

Celebración de aliyá en el Muro Occidental



Un miembro del personal de La Fraternidad en Israel nos escribió para contarnos acerca de un acontecimiento maravilloso que sucedió a principios de este mes.

Se llevó al Muro Occidental a 146 olim (inmigrantes) que llegaron a Israel en Vuelos de Libertad de La Fraternidad, como culminación del seminario de asimilación que ofrece La Fraternidad.

A su llegada, se les trasladó a un área privada en la parte trasera de la Plaza del Muro Occidental, donde fueron recibidos por el rabino Moshe Lefkowitz, en nombre del rabino Eckstein. El rabino Lefkowitz, que es director general de Afikim, una organización asociada a La Fraternidad, dio un hermoso y conmovedor discurso de bienvenida a los nuevos inmigrantes a Israel. A continuación se incluye una parte de su discurso:

“Bienvenidos a la Tierra Santa. Bienvenidos a Israel. Bienvenidos a la Ciudad Santa de Jerusalén. Bienvenidos al Monte del Templo – al último vestigio del Templo, el Muro Occidental – el lugar de Jerusalén al que todos los judíos siempre sueñan volver. Cada día oramos: ‘Y a Jerusalén, tu ciudad, que regreses con misericordia y que descanses en ella, como has hecho’.

“Estoy tan emocionado de verlos aquí. Personas tan agradables y bellas. Niños tan dulces. Estoy seguro de que al igual que la emoción que yo tengo, ustedes también le están dando mucha alegría a Dios en el cielo. Estoy seguro de que está emocionado y que las puertas del cielo se están abriendo por la determinación de ustedes, por su aliyá [inmigración a Israel], su amor y su fortaleza. Estoy muy contento de verlos aquí.

“Hoy estoy representando a mi amigo, que también es mi rabino – lo quiero muchísimo, – el rabino Yechiel Eckstein, presidente de La Fraternidad. Veo su gran obra que realiza con tanto amor, con el fin de traerlos En Alas de Águilas, como está escrito en los Profetas. Quiero bendecirlos y darles la bienvenida en su nombre, y quiero desearle a él muchos años buenos y mucha fuerza para que siga sobresaliendo y trayendo a todos los judíos a Israel.

“Estamos de pie cerca de los últimos restos del santo Monte del Templo, que fue destruido – todo el mundo sabe por qué fue destruido – fue destruido a causa del odio injustificado. El Templo no puede existir en un lugar donde no hay amor. Ustedes están construyendo el Templo con el encanto del amor y con su venida a Israel. Todo el que viene a Israel es como otra piedra del Templo. Si nos amamos unos a otros, entonces vendremos aquí sin demora para bailar y cantar en el Templo en nuestro tiempo”.

Posteriormente, el grupo se puso a cantar el Salmo 126, que comienza con estas palabras inolvidables: “Cuando el SEÑOR hizo volver a Sión a los cautivos, nos parecía estar soñando” (NVI). ¡Gracias por ayudar a estos inmigrantes judíos – y a muchos otros – a hacer realidad sus sueños de vivir en su patria bíblica y por hacer posibles momentos como estos!

 

All active news articles