Formato Para Imprimir »

Renovaciones a clubes de ancianos

“Este club ha estado abierto durante mucho tiempo, pero la gente dejó de venir hace unos años”, explicó Bat Sheva. “Esto no sucedió porque ellos no necesitaban un lugar adonde venir, disfrutar de una comida caliente y sentirse parte de una comunidad. Fue porque el edificio se estaba cayendo a pedazos. Las paredes estaban cubiertas de pintura resquebrajada, el techo se estaba agrietando y el sitio era desagradable para pasar el tiempo”.

Este es uno de los clubes de ancianos que La Fraternidad ha renovado en los últimos dos años. “Desde la renovación que le hizo La Fraternidad a nuestro club de ancianos, nos hemos convertido en un segundo hogar para 38 ciudadanos de la tercera edad, que, desde las primeras horas de la mañana, esperan cerca de la puerta hasta que abrimos a las 7:45 a.m.”, dijo Bat Sheva.

Tan pronto como los ancianos ingresan al club, reciben un desayuno caliente. El resto del día está lleno de actividades, que incluyen clases bíblicas y sobre festividades, talleres de ejercicios y de arte y un almuerzo caliente a la 1:00 p.m. Luego, el club se cierra hasta la mañana siguiente.

“Las personas que vienen a este club de ancianos son de diversos orígenes y necesitan un lugar adonde ir y conocer a otra gente, tener algo productivo que los mantenga ocupados y sentir que son parte de una comunidad de personas que se preocupa por ellos”.

Bat Sheva expresó su gratitud por las renovaciones que nuestro ministerio ha financiado para el club de ancianos. “Quiero agradecer a La Fraternidad por asumir la gran responsabilidad increíble de cuidar a la población de ancianos de Israel. La renovación de nuestro club de ancianos por parte de La Fraternidad ha cambiado nuestra comunidad. Los ancianos ahora tienen un lugar para fortalecer los lazos que tienen con otras personas mayores en su vecindario. Nunca se hubieran conocido a estos compañeros si no fuera por este club”.

 

All active news articles