Formato Para Imprimir »
Isaías 58

Los ancianos

Centenares de miles de ancianos judíos de la antigua Unión Soviética luchan por sobrevivir

Imagínese que Usted es un anciano y está enfermo, y que tiene que subsistir con una pensión ínfima que no llega a los $100 por mes. Necesita medicamentos para sobrevivir, pero no puede afrontar ese coste porque gasta en comida todo lo que recibe. Otro invierno crudo y duro se avecina pero no tiene dinero ni siquiera para el combustible necesario para su estufa, la única fuente de calefacción que hay en su pequeño departamento. Si Usted solo tuviera dinero para pagar uno de los tres (alimento, medicamento o calefacción), ¿cuál escogería? Quizá el escenario planteado puede consternarlo, pero para los ancianos judíos de la antigua Unión Soviética es la realidad de todos los días. El programa Isaías 58, de La Fraternidad, ayuda a estas personas urgentemente necesitadas , proveyéndoles de alimento, atención médica y otras asistencias esenciales.

Susana: familia en el Hesed
Susana (85 años) vive sola en la antigua república soviética de Georgia; nunca se casó, no tuvo hijos y no tiene parientes cercanos. Para los judíos ancianos que viven en esta región del mundo la vida es una constante lucha, llena de pobreza, aislamiento y soledad. Susana vive en un viejo y dilapidado apartamento pequeño… Lea más »

Josef: el testimonio de un sobreviviente
Josef, judío ucraniano de 75 años de edad, es un sobreviviente del Holocausto. Durante la Segunda Guerra Mundial estuvo prisionero en Auschwitz, el famoso campo de concentración nazi. Por muchos años él no contó a nadie las horribles experiencias que vivió durante la guerra… Lea más »

Ruth: una mano que ayuda
Ruth, una anciana judía de Ucrania, tiene muy poco. Su posesión más preciada son sus viejas fotos en blanco y negro que tiene en su cocina. Es el único recuerdo que le queda de su familia, cuyos miembros han fallecido…  Lea más »

El programa Isaías 58 prodiga amor y bondad a los ancianos judíos necesitados
Yida nació en Ucrania en 1931 y creció en una familia judía muy religiosa. Sus padres observaban estrictamente el sabat y las festividades judías y llevaban a Yida y a sus tres hermanos a la sinagoga todas las semanas. Yida recuerda especialmente las alegres festividades de Purim y Hanukkah... Lea más »