Formato Para Imprimir »
Isaías 58

Susana: familia en el Hesed

Susana, de 85 años de edad, vive sola en la antigua república soviética de Georgia. Nunca se casó, no tuvo hijos y no tiene parientes cercanos.

Para los judíos ancianos que viven en esta región del mundo, la vida es una constante lucha, llena de pobreza, aislamiento y soledad. Susana vive en un pequeño, viejo y dilapidado apartamento de dos habitaciones, una de las cuales es inhabitable debido a un incendio. Su mísera pensión de cincuenta y cinco dólares mensuales, ni siquiera le alcanza para cubrir sus necesidades básicas, mucho menos para los medicamentos que necesita para la presión alta, problemas cardíacos y otras enfermedades crónicas.

Gracias a Dios que para Susana hay un centro Hesed cerca de donde ella vive, que es financiado por los colaboradores de La Fraternidad y su programa Isaías 58. Por medio de este centro Hesed (del hebreo, «misericordia») a Susana se le brinda ayuda y servicios esenciales como asistencia domiciliaria, atención médica, paquetes de comestibles y equipo de rehabilitación. Además, goza de una vida social activa en el centro, donde tiene la oportunidad de conocer y reunirse con personas de su edad.

Susana reconoce lo importante que es para ella el centro Hesed, y está muy agradecida por las amistades que ha podido cultivar desde que empezó a ir. «Mucha gente no sabe lo difícil que es hacerle frente a la soledad—dice ella—. Soy muy afortunada de tener el apoyo del Hesed y poder participar en las actividades que organizan. Gracias al Hesed tengo una familia aquí».

Hay miles de judíos soviéticos ancianos que como Susana viven en pobreza extrema y dependen de Isaías 58 para poder sobrevivir. Le pedimos que haga hoy su donativo a Isaías 58 para que nos ayude a aliviar el sufrimiento de estos judíos ancianos.