Formato Para Imprimir »
Centinelas de Israel

Lo que hacemos nosotros

Comedores públicos: Los Centinelas de Israel  financian una red de comedores públicos en todo Israel que dan comida nutritiva a personas y familias necesitadas y la oportunidad de relacionarse con otras personas (lo cual es sumamente importantes para los ancianos, quienes corren el mayor riesgo de permanecer aislados). Además, las despensas financiadas por Los Centinelas proveen de comida nutritiva a los ancianos y a los enfermos que tienen dificultades de movilidad y no pueden salir de sus casas.

Fondo de emergencia 911: Los centros comunitarios financiados por los Centinelas de Israel, al igual que los programas de servicio, brindan a los jóvenes en problemas y en desventaja social la oportunidad de superarse por medio de la educación y la rehabilitación social y psicológica. El apoyo de los Centinelas a las familias con pocos recursos también permite que los niños crezcan en hogares saludables y estables.

Ayudamos a proteger a los ciudadanos de Israel: Los sobrevivientes de los ataques terroristas y sus familias tienen que hacer frente a la pérdida o la invalidez de algún miembro de la familia, además de largas y costosas rehabilitaciones que a menudo precisan equipos médicos especializados o de consejería para sanar el trauma psicológico. Los Centinelas proveen de lo necesario para aliviar las necesidades físicas, económicas y afectivas de estas personas que tanto han sufrido.

Capacitación laboral: Un buen trabajo puede ser la clave para un mejor futuro, y la educación puede ser la llave que abre la puerta a un mejor trabajo. Los Centinelas de Israel ayudan a las personas a que se ayuden a sí mismas, mediante el financiamiento de programas de asistencia para todas las etapas de su formación académica y de su empleo.

Hogar para Jóvenes Yemin Orde: En el Hogar para Jóvenes Yemin Orde, que La Fraternidad fundó en el 2003, viven unos 500 jóvenes inmigrantes y marginados, cuyas edades van desde los cinco años hasta el último año de colegio. La mayoría ha sufrido alguna clase de trauma; algunos llegaron a Israel sin las familias (principalmente de Etiopía, Brasil y la antigua Unión Soviética), otros vienen de familias con muchos problemas.