Lectura bíblica: 1 Samuel 27:129:11

Aun cuando Saúl había dejado de perseguirlo, David no consideraba seguro su regreso a casa. Después de años de fuga, David, su familia y sus 600 hombres junto con sus familias pasaron sus últimos dieciséis meses como fugitivos. David fue bien recibido por Aquis, el cual consideraba a David un buen aliado contra Saúl. Aquis dio a David y a sus hombres la ciudad de Siclag para que se establecieran allí, y el ejército de David realizaba incursiones contra los enemigos de Israel. David hizo creer al rey que estaba atacando ciudades israelitas, engaño que le valió las simpatías de Aquis.

Sin embargo, David se enfrentaba a la expectativa de tener que pelear contra su propio pueblo al unirse los filisteos para un ataque en masa contra Israel. Mientras tanto, Saúl llegó a tal desesperación que consultó a una médium (alguien que consulta a los muertos para ver el futuro). Era prohibido por la Ley (Levítico 19:31), pero Dios intervino para dar el mensaje de la condenación de Saúl por medio de Samuel. La caída espiritual de Saúl era ya completa y su derrota era inminente. Pero David se vio liberado de su dilema por la desconfianza de los comandantes de Aquis, así que este se vio obligado, muy a su pesar, a «despedir» a David.

Preguntas de estudio

  1. ¿Qué ventaja práctica esperaba obtener David al abandonar Israel  e irse a territorio filisteo?
  2. ¿Qué prueba encontramos en el capítulo 28 de que la aparición de Samuel a Saúl fue obra de Dios y no la consecuencia de una brujería?
  3. Explique por qué Saúl se desplomó de miedo y total desesperación cuando escuchó el mensaje de Samuel.
  4. ¿Por qué desconfiaban tanto los comandantes del ejército filisteo de la lealtad de David al rey de ellos?

Reflexión

Saúl es un ejemplo trágico del peligro de ser tibios en nuestra devoción y servicio a Dios.

Saúl no se dedicó deliberadamente a desagradar a Dios y a arruinar su vida, sino que fue negligente y descuidado en la ejecución de lo que él sabía que era la voluntad de Dios. Aprendamos bien esta lección para que no vacilemos en nuestra devoción.