Lectura bíblica: 2 Samuel 19:120:26

Parece inconcebible que después de la gran victoria de David sobre el ejército rebelde de Absalón, alguien más intentara robarle el trono a David. Más rebelión se urdía contra David, pero es obvio que nada de esto le perturbaba mientras estuviera enlutado por Absalón. David, sin quererlo, daba a entender que concedía más importancia a la reciente muerte de Absalón que a la lealtad y bienestar de Joab y del ejército. El tajante general Joab se hizo cargo de reprender severamente a David y advertirle de que iba a perder su victoria y su ejército si no daba más atención y liderazgo a sus tropas leales. David se sacudió de su aflicción y tomó de nuevo se lugar como caudillo.

Es interesante ver a muchos de los antiguos enemigos de David y a los que estaban con Absalón caer de bruces delante de David para hacer las paces con él a su regreso a Jerusalén. El rey pudo haber echado marcha atrás y coger el trono por la fuerza, pero prefirió volver pacíficamente a petición del pueblo. En todo este relato se ve claramente la hostilidad y la desconfianza entre las tribus del norte y del sur de Israel, situación que conduciría a un reino dividido muchas generaciones después. Un hombre llamado Seba vio su oportunidad en aprovecharse de esta contienda y encabezó una rebelión, pero fracasó en forma miserable y perdió su vida. En el proceso, Joab volvió al lado cruel y pérfido de su naturaleza, con el asesinato brutal de Amasa.

Preguntas de estudio

  1. ¿Por qué David nombró a Amasa como nuevo comandante de su ejército? (19:13).
  2. ¿Cómo es que el trato de David a Simei revela la compasión de este gran rey? (19:23).
  3. ¿Qué resulta tan engañoso en la forma en que Joab atacó a Amasa?
  4. Aunque violento, ¿cómo es que Joab mostró compasión en el caso de Seba?

Reflexión

La indulgencia de David con sus enemigos y con aquellos que sin motivo lo maltrataron es un ejemplo que vale la pena seguir. Ser bondadoso y perdonador en la victoria no es siempre fácil, en especial si los que trataron de herirnos lo hicieron injustamente. Pero la manera en que respondemos cuando tenemos la oportunidad de vengarnos revela nuestro verdadero carácter.