Lectura bíblica: Isaías 11:1-12:6

El malvado imperio asirio puede caer, pero el reino santo de Dios permanecerá. Ese fue el mensaje que transmitió Isaías al pueblo de Judá e Israel. El profeta dijo que vendría el día en que el rey del linaje de David, el Mesías, se levantará como «rama» del tronco del linaje de David. Aunque la casa de David, que es el pueblo de Israel, fuera talado en el exilio, quedaría un tronco (Isaías 6:13). Y de este tronco vendría el Mesías, en cumplimiento a la promesa de Dios a David de poner un Gobernante sobre su trono (2 Samuel 7:16; Jeremías 33:17). A diferencia de Asiria y de los desobedientes de Israel, este Gobernante se deleitará en el temor del Señor.

La última mitad de Isaías 11 también describe las bendiciones que fluirán del gobierno del Mesías a todas las naciones. Este será el cumplimiento final de la antigua promesa de Dios a Abraham: «serán benditas en ti todas las familias de la tierra» (Génesis 12:3). El Mesías reinará en Jerusalén y bendecirá a Israel, pero cada nación se beneficiará de su gobierno justo. Isaías 11:1112 es un pasaje que he citado con frecuencia ya que vemos el cumplimiento actual de la profecía bíblica en el regreso de los judíos a Israel, y que somos partícipes de este milagro por medio del programa En alas de águilas. Como lo dice claramente el capítulo 12, la restauración completa de Israel estará acompañada de alabanza a Dios.

Preguntas de estudio

  1. ¿A qué cree que se refería Isaías cuando describió el «espíritu de Jehová» en 11:2?
  2. ¿De qué manera contrasta el gobierno justo del Mesías con la situación de Judá en tiempos de Isaías?
  3. ¿De qué forma se beneficiará del gobierno del Mesías el mundo natural?
  4. ¿Cuál es el tema del cántico de alabanza de Isaías en el capítulo 12?

Reflexión

Hemos visto la bendición que fluirá a todas las naciones, y al mundo natural, cuando el pueblo de Dios sea restaurado por completo a la tierra de Israel. Permítame animarlo recordándole que la obra que hacemos juntos por medio de La Fraternidad es una verdadera fuente de bendición para muchos.