Lectura bíblica: Isaías 19:1-23:18

Esta asombrosa profecía de Isaías acerca de Egipto aún no se ha cumplido del todo. Como en todos los juicios de Isaías 1323, la inminente invasión de Israel y de toda la región por parte de Asiria sirve como telón de fondo. Algunas personas en Israel querían buscar ayuda en Egipto para repeler el ataque asirio, pero Isaías señaló que Egipto no serviría de apoyo porque también caería bajo el juicio de Dios. Es obvio que aún está por cumplirse que Egipto reconozca y adore al Dios de Israel, lo cual ocurrirá en la era mesiánica.

La otra profecía contra Babilonia del capítulo 21 puede referirse no a su caída en el 539, sino a una invasión muy anterior en la que fue conquistada por Asiria como parte de la extensión asiria por el Oriente Próximo. Una razón por la que algunos eruditos de la Biblia señalan este escenario anterior es que mientras la conquista de Babilonia en el 539 fue un motivo de regocijo para Israel, esta lo fue de temor y terror. Se entendería este miedo si el invasor fuera Asiria, que arrasaría y destruiría a Israel y sitiaría Jerusalén. Edom y Tiro eran otros dos reinos antiguos sobre los cuales el juicio de Dios era inminente.

Preguntas de estudio

  1. ¿Cuáles son algunas de las claras advertencias que escribió Isaías para disuadir al rey y al pueblo de Judá en cuanto a buscar el apoyo de Egipto para pelear contra Asiria?
  2. ¿Qué hecho en particular se le ordenó a Isaías realizar para visualizar la derrota de Egipto (20:24)?
  3. ¿Quiénes eran los de Seir (21:11)?
  4. ¿Cuál era la carga de Isaías con respecto a Jerusalén?

Reflexión

La frase «¡Comamos y bebamos, porque mañana moriremos!» (Isaías 22:13) se ha hecho famosa entre quienes consideran que no hay vida después de la muerte. Pero como pueblo de fe que somos, estamos llamados a recordar y a bendecir al Señor, quien suple para nuestras necesidades y le da a nuestra existencia un verdadero significado.