Lectura bíblica: Isaías 54:1-56:12

Siempre hay un buen motivo por el cual la Biblia invita al pueblo de Dios a cantar. En esta ocasión el motivo es la descripción que hace el profeta Isaías de la restauración de Israel después del fin de su cautividad. La ciudad de Jerusalén estará tan abarrotada que los habitantes tendrán que ampliar sus moradas. Dios es llamado el esposo de Israel, que recupera la nación de la misma forma que un hombre rescataría a su esposa amada. Los setenta años que duró el exilio de la nación en Babilonia se consideran «un breve momento» en contraste con la «misericordia eterna» hacia su pueblo (54:7–8). Israel estará seguro, en paz y en victoria. Esta es una profecía que apunta, en última instancia, a la era mesiánica.

A la luz de la abundante provisión que viene de Dios, se invita a los sedientos a beber de la salvación hasta saciarse y a los pobres a deleitarse con los más exquisitos manjares de Dios. Esta salvación es para todos los que oigan el llamado de Dios y se vuelvan de sus malos caminos. La invitación de Dios a la salvación se hará eficaz pues su Palabra siempre cumple los propósitos que Él dispone. El tema de Isaías 56 es la aplicación universal de la bendición de Israel a todo el mundo, porque los beneficios del reinado del Mesías se extenderán a todas las naciones de la Tierra.

Preguntas de estudio

  1. ¿Por qué se invita en especial a la «mujer estéril» a cantar de la bondad del Señor en la restauración de Israel?
  2. La «misericordia» (54:10) es la palabra hebrea hesed, que se refiere al amor leal e inmutable (por el pacto) de Dios hacia Israel. ¿Cómo se explica la inmutabilidad de este amor en este versículo?
  3. ¿Por qué el profeta introduce la idea de la grandeza de los pensamientos de Dios (55:8-9) como parte de su invitación a la salvación?
  4. ¿Qué futuro se anuncia a los que rechazan la invitación por parte de Dios a la salvación(56:9-12)?

Reflexión

La promesa a Israel de que «Ninguna arma forjada contra ti prosperará» (Isaías 54:17) expresa la esperanza de todos los que aman al pueblo y la tierra de Israel cuando la nación enfrente enemigos terribles que traman su destrucción. Estemos firmes en oración por Israel y no dejemos de apoyarlo, no importa las pruebas que le esperen a este en el futuro.