Lectura bíblica: Isaías 57:1-58:14

Es una verdad universal que la adoración de un pueblo refleja su concepto de Dios y lo que debe suponer su relación con Él. Es evidente que esto se cumplió en el caso de Israel. Como pueblo a quien el verdadero Dios escogió revelarse y con el cual estableció su pacto, a Israel se le confió la sagrada misión de adorar a Dios en la manera prescrita. Mientras que las naciones vecinas de Israel practicaban la idolatría y se transformaban en la semejanza de sus dioses, fueran éstos lujuriosos o crueles, Israel debía propagar la verdadera adoración a Dios.

Por esto el prolongado desliz de Israel en la idolatría contristó tanto a Dios. El pueblo se dio gusto en adoraciones falsas de toda clase, y en ello se deleitó con avidez. Pero aún cuando se cansaron de sus caminos, el pueblo de Israel (en este caso Judá, el reino del sur) persistió en su adoración pecaminosa. Y aun cuando las condiciones habían tocado fondo y se había profetizado la destrucción consiguiente y el exilio de Israel, Dios no desechó por completo su heredad. Si el pueblo de Israel se volvía contrito a Dios y practicaba la adoración que es agradable a Él, con los requerimientos éticos de justicia y misericordia, la nación sería restaurada con gran gloria.

Preguntas de estudio

  1. ¿Por qué murieron los justos de Israel sin que nadie se percatara de que eran eliminados aquellos que agradaban a Dios?
  2. ¿Qué podían esperar los fieles de Israel que adoraban a Dios en verdad y sinceridad, a diferencia de aquellos cuyos caminos eran malvados?
  3. ¿Por qué le desagradaba a Dios el ayuno del pueblo como acto de adoración?
  4. ¿Cómo encontraría el pueblo de Israel verdadero gozo en el Señor?

Reflexión

Muchos amigos de La Fraternidad podrán notar que Isaías 58:7 es el versículo lema que hemos escogido para nuestro ministerio Isaías 58, que es el programa de ayuda humanitaria para los ancianos y niños judíos de la antigua Unión Soviética que sufren. Permítame aprovechar esta oportunidad para agradecer su respuesta compasiva a la petición de ellos, los más vulnerables del remanente de Israel que viven en una tierra hostil.