Lectura bíblica: Malaquías 1:1-14

Es posible que la profecía de Malaquías haya sido, desde el punto de vista histórico, la última revelación de parte de Dios en lo que llamamos el canon de las Sagradas Escrituras. Pero el libro de Malaquías no es el último en la Biblia hebrea, como lo es en otras Biblias. Está antes de libros tales como Salmos, Job, Proverbios y Eclesiastés. Esto se debe a que la Biblia hebrea se divide en tres partes: la Tora, los Profetas y los Escritos (en este último hay libros que no se consideran como parte de los profetas). Lo que Malaquías tiene en común con otros profetas hebreos es que su mensaje es a la vez de juicio y de esperanza para el pueblo de Israel. El profeta escribió aproximadamente entre los años 450-430 a. C., o sea, 100 años antes del primer regreso de exiliados de Babilonia en el año 538. El templo estaba terminado y los servicios de adoración se habían reestablecido, sin embargo la vida era dura pues el pueblo sufría problemas tales como dominio político extranjero y cosechas pobres.

La razón pronto se hizo manifiesta cuando Dios buscó el diálogo con su pueblo. El libro de Malaquías plantea al menos veinte interrogantes, algunas hechas por el mismo Dios y otras por el pueblo cuando este trató de inventar excusas. Lo vemos en el principio de la profecía de Malaquías, cuando Israel cuestionó el amor de Dios. Él respondió diciendo que por su pacto y su amor inmutables había elegido a Jacob en lugar de Esaú. Dada esta realidad, era indefendible el irrespeto que al nombre de Dios mostraba Israel por la manera indiferente que llevaba a cabo los sacrificios y la adoración. En vez de ofrecer al Señor lo mejor de sus rebaños, como la ley de Moisés lo mandaba, ofrecían animales lesionados y enfermos. Su «príncipe», el funcionario persa en Israel, se habría sentido ofendido con tales ofrendas, ¿cuánto más el Dios de Israel? Su deseo de que el templo fuera clausurado revela la intensidad de su descontento.

Preguntas de estudio

  1. ¿Cuál era el significado de la frase «Sea Jehová engrandecido más allá de los límites de Israel»? (versículo 5).
  2. ¿Por qué señaló Dios a los sacerdotes como los principales culpables de su disgusto?
  3. ¿Qué quiso Dios dar a entender a Israel con la pregunta (cuya respuesta es lógica) del versículo 13?
  4. ¿Cuál es el tema que se reitera en Malaquías 1?

Reflexión

Malaquías habla de ofrendas y sacrificios, pero su mensaje es también para nosotros hoy en día. Debemos tener cuidado con nuestra actitud a la hora de dar nuestras ofrendas y de servir al Señor. Procure dar al Señor todos los días lo mejor que pueda y sírvale de todo corazón con lo mejor de su tiempo, de sus talentos y de sus recursos.