Lectura bíblica: Zacarías 9:1-11:17

El libro de Zacarías concluye con dos mensajes proféticos extraordinarios, los cuales presentan una visión panorámica de la relación de Dios con Israel en esos tiempos de Zacarías y en la era mesiánica. En 9:18 el profeta habla de varias naciones que durante años afligieron a Israel, entre ellos sus antiguos enemigos los filisteos. La destrucción aquí descrita suele atribuirse a Alejandro Magno, quien conquistó estas regiones, mas no a Israel. Sin embargo, Israel fue atribulado en gran manera por los gobernantes que se dividieron el reino de Alejandro Magno después de su muerte, y muchos comentaristas consideran que 9:1117 es una descripción de la victoria de los macabeos sobre el profanador Antíoco Epifanio, en el 165 a. C., alrededor de 350 años después de la profecía de Zacarías.

Zacarías 9:910 describe la venida del Mesías, quien traerá paz a Israel y también a las naciones. Todo el capítulo 10 se concentra en las otras bendiciones que traerá el Mesías e incluso el juicio contra los falsos líderes que desviaron a Israel en vez de guardar, guiar y sustentar al pueblo como pastores fieles. La declaración de Dios de que bendecirá a su pueblo Israel como si nunca lo hubiera rechazado expresa la forma suprema de bendición: perdón y restauración completa. El capítulo 11 ofrece más detalles acerca de lo que Dios hará con los pastores y líderes que fueron codiciosos e infieles, que engañaron a Israel y que se enriquecieron en gran manera a expensas del pueblo.

Preguntas de estudio

  1. ¿Qué promesa hizo Dios en 9:8 que sería un gran motivo de seguridad para Israel?
  2. ¿De qué forma será el reinado del Mesías una bendición para toda la Tierra (9:10)?
  3. Según Zacarías 10:6, ¿cuál es el factor que motiva a Dios a restaurar a Israel?
  4. ¿Cómo sabemos que el favor del Señor hacia Israel no tendrá fin?

Reflexión

Estos son días agitados para Israel pues, como nación, hace frente a enemigos fanáticos por doquier. Por tanto, al continuar apoyando y ayudando a Israel por medio de La Fraternidad, cobremos ánimo en la promesa bíblica de que al final Israel triunfará.