Lectura bíblica: Génesis 16:1-16

Génesis 16 evidencia con creces que Abram, a pesar de su gran fe, seguía siendo un ser humano imperfecto. Habían transcurrido once años desde que Abram había obedecido el llamado de Dios en cuanto a dejar su tierra e ir a Canaán. Dios también le había dicho a Abram que tendría muchos descendientes, a pesar de su edad y de que Sarai era estéril. La Biblia dice que «Abram creyó a Jehová» (Génesis 15:6).

Sin embargo, ya había pasado más de una década, y Sarai seguía siendo estéril. El plan de ella para que Abraham tuviera el hijo prometido por medio de su sierva Agar parecía una alternativa factible, y se ajustaba a las costumbres sociales y leyes de la época. Sin embargo, no se ajustaba al plan de Dios. El nacimiento de Ismael, a quien Dios mismo le puso nombre (v. 11), solo complicó la historia, porque llegó a ser el padre de un pueblo que es enemigo de Israel hasta el día de hoy.

Preguntas de estudio

  1. ¿Por qué cree usted que Dios demoraba el cumplimiento de su promesa de darle a Abram un hijo y un heredero de la tierra prometida?
  2. ¿Cómo demuestra la respuesta divina a la dificultad de Agar y su hijo que Él es un Dios misericordioso y compasivo?
  3. El nombre de Ismael significa «Dios oye», porque Dios oyó y respondió a la necesidad de Agar. ¿Qué lección nos enseña esto para hoy día?
  4. Hay otro nombre muy importante en Génesis 16:14. Agar llamó al pozo donde Dios la halló «Pozo del Viviente-que-me-ve». ¿Encuentra usted otra lección de fe en la experiencia de Agar?

Reflexión

A veces decimos en oración: «Señor, dame paciencia, ¡hazlo ya!». Sin embargo, Dios no actúa conforme a nuestra agenda. Agradézcale por las personas y las circunstancias que Él ha puesto en su vida para ayudarle a cultivar la paciencia.

A los seres humanos siempre les resulta tentador «ayudar» a Dios con los planes que Él tiene. Si bien esto es legítimo puesto que Dios y el hombre son colaboradores en la vida, debemos resistir el afán de manipular personas y circunstancias con el propósito de alcanzar nuestras metas y propósitos.