Lectura bíblica: Génesis 17:1-27

El estudio de hoy contiene varias «primicias» que encontramos en el relato bíblico de la vida de Abram. Está la primera aparición del nombre El Shaddai, «Dios Todopoderoso», para referirse al Dios verdadero. También vemos la primera mención del nuevo nombre del patriarca: ya no es Abram («padre exaltado») sino Abraham («padre de muchos»). Asimismo, el nuevo nombre de Sarai es Sara, que significa «princesa». Por último, en el versículo 19 vemos la primera mención de Isaac como el hijo prometido, aunque aún no había nacido.

No obstante, el enfoque principal de Génesis 17 es el mandato de Dios en cuanto a la circuncisión como la señal que confirma su pacto con Israel. Para la familia de Abraham y sus descendientes la circuncisión era un recordatorio de las promesas de Dios y de la importancia de ser fieles a Él. Para los hombres judíos en la actualidad, la circuncisión cumple la misma función. (Para estudiar más a fondo el tema, lea Génesis 18-20 sobre la destrucción de Sodoma, y la experiencia de Abram con el rey Abimelec).

Preguntas de estudio

  1. El Shaddai alude al poder que tiene Dios para hacer cualquier cosa, sin importar cuán difícil parezca. ¿Por qué este nombre tenía un significado especial para Abraham a esas alturas de su vida?
  2. ¿Por qué es notorio que Abraham cayó sobre su rostro y se quedó en silencio cuando Dios estableció la señal de la circuncisión y ordenó a Abraham circuncidar a los de su casa?
  3. Dios esperó más de trece años después del nacimiento de Ismael para volver a aparecerse a Abraham. ¿Qué le enseñó Dios a Abraham mediante otra larga espera para reiterar sus promesas?
  4. ¿Qué palabras de Génesis 17:8 señalan que el plan de Dios era darle a Israel la Tierra Santa para siempre?
  5. ¿Cuánto tardó Abraham en obedecer el mandato divino de la circuncisión?

Reflexión

En Jeremías 32:27 Dios dice: «He aquí que yo soy Jehová, Dios de toda carne; ¿habrá algo que sea difícil para mí?». ¡Nada es imposible para Dios!
La fe de Abraham brilló de nuevo cuando obedeció el mandato de Dios. Que la obediencia a Dios sea también su meta hoy.