Lectura bíblica: 1 Samuel 1:19-2:10

Ana hizo un asombroso voto a Dios, si Él le daba un hijo: prometió entregárselo para que le sirviera de por vida como nazareo (Sansón era también Nazareo, según Jueces 13:1-5). Dios contestó la oración de Ana, y al cabo de unos tres años, después de destetar a Samuel, esta mujer de gran fe y oración honró su voto. Trajo a su amado hijo ante el sumo sacerdote Elí, en Silo, y allí lo dedicó al Señor.

Podríamos pensar que Ana sufrió mucho en secreto al dejar a su pequeño hijo en Silo. Pero ella comprendió una verdad profunda: que todo lo que tenemos —nuestros hijos, nuestro dinero y nuestras posesiones— viene de Dios, y que todo le pertenece a Él. Nosotros somos simples administradores o mayordomos de las dádivas de Dios. El cántico de alabanza y exaltación de Ana habla del regocijo en su corazón al poder entregar al Señor el hijo que le había pedido. El cántico de Ana es uno de los primeros poemas de la Biblia hebrea y demuestra que ella creyó que Dios usaría a su hijo de manera poderosa. La extraordinaria vida de Samuel le dio la razón.

Preguntas de estudio

  1. ¿Cómo relata bellamente el autor de 1 Samuel la forma en que Dios contestó la oración de Ana por un hijo (final del versículo 19)?
  2. Samuel tenía unos tres años cuando Ana lo trajo al Señor en Silo. ¿Por qué cree que Elí estuvo dispuesto a aceptar la tarea de cuidar e instruir a este niño pequeño?
  3. ¿Cuál pudo ser el enemigo que Ana menciona en un verso de su cántico? (Pista: lea 1 Samuel 1:6). ¿Le parece que Ana oró en actitud vengativa?
  4. En las Escrituras, el «cuerno» (2:1) era símbolo de fuerza invencible. ¿de dónde obtuvo Ana su fortaleza?

Reflexión

Ana hizo una promesa y la cumplió, pese a que esto significaba entregar a su hijo. Es fácil hacer promesas, pero a veces nuestras buenas intenciones pueden quedar en el olvido por las presiones de la vida diaria.

¿Ha hecho alguna promesa a su cónyuge, a sus hijos o a sus amigos que aún deba cumplir? Esta semana póngala en el primer lugar de su lista de tareas.