Lectura bíblica: Ester 3:1-15

En este capítulo conocemos a Amán, un oficial de la corte de Asuero, el rey de Persia. Amán era amalecita: pueblo enemigo que Dios había ordenado destruir (Éxodo 17:14). Los rabinos decían que Amalec incluye a todos aquellos que representan el mal, no sólo los descendientes de sangre como Amán. Así pues, la obligación de Israel hasta hoy es preguntar: «¿quién es Amalec, y cuál es nuestro deber hacia ellos?». El rey había honrado a Amán, pero este se enfureció cuando Mardoqueo rehusó inclinarse ante él. Es evidente que Mardoqueo creía que tal hecho habría sido semejante al de inclinarse ante un dios falso, lo cual constituía una violación a los mandatos de Dios para Israel (Éxodo 20:5).

Tal era el odio que Amán sentía, que lanzó toda su furia contra todos los judíos que vivían en Persia. La indiferencia del rey para indagar cuál era el pueblo que Amán quería destruir y su negligencia para investigar los cargos de Amán hicieron que este hombre lograra su propósito. Tenía la autoridad del rey para emitir un decreto inalterable para exterminar en un día a todos los judíos del imperio: un ejemplo histórico de antisemitismo implacable. Persia tenía un sistema de gobierno y de comunicaciones tan eficiente que toda provincia del imperio recibió la orden en su propio idioma y con una gran anticipación que les permitía prepararse para ese horrible día.

Preguntas de estudio

  1. ¿Cuál fue la gran victoria que dio el Señor a los israelitas sobre los amalecitas en los días de Moisés (Éxodo 17:8-16)? ¿Cree que Dios también pelea en la actualidad por su pueblo Israel?
  2. La fecha señalada para el exterminio de los judíos era casi un año después que fuera echada pur, o la suerte. ¿De qué manera usó Dios este retraso para frustrar el plan de Amán?
  3. Amán ofreció pagar una gran cantidad de plata, equivalente a millones de dólares, a quienes asesinaran a los judíos. ¿Qué revela este incentivo en cuanto a la posición de Amán en Persia?
  4. Cuando Dios prometió por primera vez a Abram y a sus descendientes la tierra de Israel, la respuesta de Abram fue construir un altar para adorar a Dios (v. 7). ¿Por qué fue importante este hecho de Abram?
  5. ¿Cuáles dos hechos del rey Asuero infundieron en Amán la confianza de contar con la absoluta aprobación real para llevar a cabo su perverso plan (lea vv. 10 y 15)?

Reflexión

Lo que se relata en el libro de Ester es otro ejemplo en la historia del azote del antisemitismo. La determinación de Amán de aniquilar a los judíos como «indeseables» nos recuerda que el odio contra los judíos puede crecer y diseminarse en cualquier ambiente.

Pedimos sus oraciones a favor de la Fraternidad Internacional de Cristianos y Judíospara que podamos estar firmes contra el odio hacia los judíos que tanto y en tantas partes del mundo abunda en la actualidad con furia y violencia renovadas.