Lectura bíblica: El majestuoso templo de Salomón 1 Reyes 8:1-21

En 1 Reyes 8 se relata la dedicación del majestuoso templo que el rey Salomón construyó para adorar a Dios en Jerusalén. La construcción del primer templo es considerada aun hoy como un momento culminante en la historia de Israel, el mayor logro del reinado de Salomón y una verdadera maravilla del mundo antes de que fuera destruido por los babilonios aproximadamente 400 años después. El arca del testimonio tuvo al fin un hogar permanente.

Tan impresionante fue la ceremonia como el templo. Podemos imaginarnos a Jerusalén bellamente adornada y repleta de gente congregada para la ocasión. Nadie se sintió defraudado pues, una vez que el arca del testimonio fue colocada en el lugar santísimo, la nube de la gloria de Dios llenó el lugar santísimo, luego el lugar santo y por último todo el templo. Ese día quedó confirmaba la condición de Jerusalén como la ciudad santa.

Preguntas de estudio

  1. Los sacerdotes trasladaron el arca al templo mediante varas largas, como Dios les había dicho. ¿Por qué es importante este detalle?
  2. ¿Por qué era importante que todo el pueblo de Israel (versículos 1-5) participara en la dedicación del templo y en la adoración que allí se hacía?
  3. Con excepción del arca del testimonio, parece que todos los utensilios y el mobiliario del templo eran nuevos. ¿Por qué cree usted que se dejaron de lado todos los utensilios y el mobiliario viejos?
  4. En el versículo 16 queda claro que Dios escogió a Jerusalén como morada permanente para su templo y su santo nombre. ¿Cómo deberíamos considerar hoy a la ciudad de Jerusalén?

Reflexión

Aun cuando el gran templo de Salomón ya no está en pie, la visita a la ciudad santa de Jerusalén es una experiencia capaz de transformar la vida de quien la visite. ¿Por qué no pensar en la posibilidad de realizar su propio peregrinaje de fe a Jerusalén? La Fraternidad brinda a menudo la oportunidad de visitar la Tierra Santa, y muchos de nuestros amigos nos han contado cómo Dios les proveyó, de forma milagrosa, para el viaje. Si no puede hacer el viaje, puede leer libros y ver programas que muestren la importancia de Jerusalén como centro religioso.