Lectura bíblica: Salmo 27

Sabemos que por muchos años el reinado de David estuvo marcado por la guerra y por otras amenazas para su trono, incluyendo las provenientes de su propia familia como cuando su hijo Absalón se rebeló contra él.

Existen buenas razones por las que el Salmo 27 ha sido por generaciones el favorito entre los creyentes. Los versículos al principio y al final expresan bellamente el consuelo y la esperanza que son el tema de nuestro estudio este mes.

Podemos notar que hay un cambio de humor de unos versículos a otros, porque los pensamientos de David recorren toda la gama de emociones humanas. El salmista pasa de la seguridad a la ansiedad cuando pide a Dios que no lo deje ni lo desampare. El cambio de humor pudo haberse dado porque el escritor se puso a pensar en el gran número de enemigos que lo rodeaban.

Pero sus momentos de inquietud no impidieron que David buscara consuelo en la casa del Señor, el tabernáculo en donde moraba su presencia, y ante el rostro de Dios, otra manera de describir la comunión íntima en la oración. David pedía a Dios la liberación y consejo en un honesto reconocimiento de su necesidad del Señor.

Preguntas de estudio

  1. ¿Por qué manifestaba David su deseo de estar en la casa de Jehová «todos los días» de su vida?
  2. En estos versos hemos visto la gama de emociones de David. ¿Qué revela esto acerca de la naturaleza humana y de la manera en que a menudo reaccionamos ante las circunstancias?
  3. ¿Cómo es que la búsqueda y el seguimiento del «camino» de Dios (versículo 11) libraría a David de los enemigos que trataban de derribarlo? (Sugerencia: leer 1 Samuel 15:22).
  4. ¿Qué quiere decir el versículo 14 con «espera en JEHOVÁ»?

Reflexión

Haríamos bien en seguir el ejemplo de David que vemos en el Salmo 27. Él mostró confianza absoluta e inquebrantable en Dios, además reconoció su continua necesidad de la presencia del Señor. Ese es un estilo de vida equilibrada que necesitamos practicar día a día.