Lectura bíblica: 1 Reyes 8:1-66

Todo gran hombre y toda gran mujer será siempre una persona imperfecta, con defectos y fallas. Aun el hombre más sabio y más rico que ha existido demostró que no es la excepción a esta norma. El rey Salomón sabía que era gracias a la bendición y al favor de Dios que él tenía sabiduría, riqueza y poder tan extraordinarios. Pero con el paso de los años, a Salomón le resultó difícil seguir los mandatos de Dios cuando sus esposas extranjeras lo condujeron a la infidelidad espiritual. Aunque muchos de los matrimonios de Salomón tenían sin duda móviles políticos, él se sintió de todas formas obligado a complacer a sus esposas extranjeras, como lo fue construirles altares para que adoraran a sus dioses paganos.

Dios se airó cuando el corazón de Salomón tomó otro rumbo, y le comunicó una advertencia acerca de los problemas que le esperaban. Estos se materializaron por medio de los muchos adversarios que empezaron a amenazar la estabilidad del reinado de Salomón. El principal adversario fue Jeroboam, un israelita a quien Dios escogió para recibir la mayor parte del reino de Israel cuando la nación se dividió en dos durante el reinado del hijo de Salomón, Roboam. La legendaria sabiduría de Salomón le falló en los últimos años porque su corazón se había apartado de Dios, algo que a sus descendientes les costó el trono de Israel.

Preguntas de estudio

  1. ¿Por qué prohibiría Dios que su pueblo emparentara con los pueblos que le rodeaban?
  2. ¿Cómo muestra Dios su fidelidad a sus promesas aun cuando pronunciaba un juicio contra Salomón?
  3. En el versículo 33, el juicio de Dios por la infidelidad da un «giro» muy interesante. ¿Qué dice este versículo acerca de las acciones de los israelitas como pueblo?
  4. ¿Cuál promesa increíble hizo Dios a Jeroboam (vv. 38-39)?

Reflexión

Este podría ser el resumen de una lección que podemos aprender de este estudio: tal es el líder, tal es el pueblo. Al parecer, la tolerancia de Salomón a los dioses extranjeros y su apoyo a la adoración pagana al edificarles santuarios, condujo a la nación a la infidelidad. ¿El ejemplo que usted da con su vida inspira a las personas que le rodean a seguir a Dios o a apartarse de Él?