Puntos de oración

Samuel 22:3
“Es mi Dios, el peñasco en que me refugio. Es mi escudo, el poder que me salva, ¡mi más alto escondite! Él es mi protector y mi salvador. ¡Tú me salvaste de la violencia!”

Al principio de este mes, un bombardeo de más de 600 cohetes fue lanzado contra Israel por los terroristas en Gaza. Cuatro israelíes murieron cuando los cohetes cayeron sobre casas, una fábrica e incluso un automóvil. Decenas más resultaron heridos, incluyendo a soldados de las FDI que vigilaban al pueblo de Israel. Unámonos en oración por la sanidad de Dios para los heridos, su consuelo para aquellos que han perdido seres queridos y su poderosa mano protectora sobre su pueblo.


Pida a Dios para que vigile a los vigilantes de la Tierra Santa, los hombres y mujeres valientes de las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) que están en la línea de fuego de la lucha contra el terrorismo y el odio. “Es él quien me arma de valor y endereza mi camino” (2 Samuel 22:33).

Por favor ore por la sanidad de Dios para aquellos que fueron heridos en un tiroteo reciente en una sinagoga cerca de San Diego, y por su protección sobre todos los que anhelan adorarle sin temor, ya sean judíos o cristianos. “Sáname, Señor, y seré sanado; sálvame y seré salvado, porque tú eres mi alabanza” (Jeremías 17:14).

La semana pasada, el pueblo de Israel observó Yom HaZikaron, el Día de los Caídos de Israel, cuando se recuerda todas las personas que se han perdido en la lucha de Israel contra el intento de sus enemigos de destruirla. Inmediatamente después, los israelíes celebraron Yom HaAtzmaut, el Día de la Independencia de Israel, que marcó 71 años desde que el estado moderno de Israel fue establecido. Demos gracias a Dios por traer a su pueblo de regreso a la tierra que les prometió, pero también pidámosle por la paz y seguridad en la Tierra Santa. “Que vivan en paz los que te aman. Que haya paz dentro de tus murallas” (Salmo 122:6-7).

Al principio de este mes, Israel y el resto del mundo observaron Yom HaShoah, el Día de Rememoración del Holocausto. Cada año que pasa, quedan menos y menos sobrevivientes del Holocausto. Por favor ore para que Dios permita que La Fraternidad y nuestros fieles colaboradores proporcionen comida, medicamentos y compañerismo a estas personas que tanto han sufrido. “Escucha, SEÑOR, mi oración; llegue a ti mi clamor” (Salmo 102:1).