Sustento para los ancianos

En Israel, el grupo que quizás sufre más es la población de pobres inmigrantes ancianos. Estos ancianos vinieron a Israel tarde en la vida y luchan todos los días para salir a flote en una sociedad que es extraña para ellos. También son el grupo más aislado de todos, ya que viven miles de kilómetros de la cultura que comprenden, sin poder comunicarse con las personas que les rodean y muchas veces física o emocionalmente distantes de su familia.

Yad LaKashish, que significa “sustento para los ancianos” y es apoyado por La Fraternidad, provee una oportunidad para que estos ancianos necesitados trabajen y mantengan su dignidad durante sus últimos años. Este taller artesanal les da un lugar adonde ir todos los días para trabajar y producir bella artesanía. A cada persona se le paga un pequeño estipendio, permitiéndoles de este modo sufragar sus gastos actuales.

La mayoría de los trabajadores viven de un escaso subsidio del gobierno, así que los almuerzos calientes y el estipendio mensual que se ofrecen a través de este programa ayudan a que sus vidas sean más cómodas. Adicionalmente, trabajar allí les permite mantenerse física y mentalmente activos, relacionarse con otros ancianos (muchos de los cuales son inmigrantes con poca o ninguna destreza para hablar en hebreo) y lo más importante, conservar su dignidad y un sentido de utilidad para la sociedad.