Llevando a cabo su obra en la antigua Unión Soviética, la Fraternidad Internacional de Cristianos y Judíos detecto algo extremadamente preocupante : la situacion de extrema pobreza de cientos de miles de ancianos judíos viviendo en condiciones paupérrimas. Muchos padecen enfermedades graves, pero no pueden costear sus medicamentos.

Otro problema grave en la antigua Unión Soviética son los miles de niños huérfanos y abandonados. Miles de niños de toda la región viven en las calles, mientras otros viven en condiciones paupérrimas y peligrosas en orfanatos del Estado.

El programa Isaías 58, de La Fraternidad, ofrece alimento, atención médica, vivienda y otros cuidados básicos a los judíos necesitados de la antigua Unión Soviética. También financia una red de hogares para que los niños de toda la zona puedan vivir a salvo y en condiciones aceptables.

Por medio de esta obra de auxilio, los socios colaboradores de Isaías 58 cumpliendo con esta obra y el mandato biblico, son recompensados…“ Jehová te pastoreará siempre, y en las sequías saciará tu alma, y dará vigor a tus huesos; y serás como huerto de riego, y como manantial de aguas, cuyas aguas nunca faltan.” ( ISAIAS 58:11 )