Puntos de oración

Salmo 59:1-2

“Líbrame de mis enemigos, o Dios; protégeme de los que me atacan. Líbrame de los malhechores; sálvame de los asesinos.”


Los enemigos terroristas de Israel continúan sus intentos de atacar a los israelíes de cualquier manera posible. En días recientes, hemos visto reportes de ataques con automóviles y bombas incendiarias, dirigidos a soldados de las FDI, un vehículo aéreo no tripulado de Gaza que invadió el espacio aéreo israelí y el descubrimiento de otro túnel terrorista de Hamás en la frontera sur de Israel. Que todos los que apoyan a Israel oren para que Dios salve a la nación y su pueblo de aquellos que desean destruirlos.

Ore también para que la protección de Dios cubra no solamente la Tierra Santa, sino el mundo entero, a medida que Irán sigue tratando de conseguir armas nucleares. “Porque tú, SEÑOR, bendices a los justos; cual escudo los rodeas con tu buena voluntad” (Salmo 5:12).

Los terroristas anti-Israel y un Irán agresivo no son las únicas amenazas al pueblo judío. El antisemitismo también se ha extendido por toda Europa y los Estados Unidos. Ore para que Dios cuide de su pueblo. “Porque para el SEÑOR tu Dios tú eres un pueblo santo; él te eligió…” (Deuteronomio 7:6).

Este pasado jueves hubiera sido el cumpleaños del rabino Eckstein. Mientras recordamos a él y las muchas personas que ayudó durante su vida, así como también los lazos de confraternidad y entendimiento que estableció entre cristianos y judíos, oremos para que su familia siga encontrando paz y para que su hija, Yael Eckstein, continúe fortaleciéndose mientras dirige a La Fraternidad hacia adelante. “El SEÑOR está cerca de los quebrantados de corazón, y salva a los de espíritu abatido” (Salmo 34:18).

Mientras que el verano continúa asediando a Israel, los israelíes más vulnerables luchan para encontrar alivio. A medida que La Fraternidad ayuda a los ancianos y empobrecidos que sufren más del calor ardiente, ore para que a ninguna persona necesitada le falte asistencia. “No tendrán hambre ni sed, no los abatirá el sol ni el calor, porque los guiará quien les tiene compasión, y los conducirá junto a manantiales de agua” (Isaías 49:10).