Puntos de oración de enero

Lamentaciones 3:22-23 

El gran amor del  SEÑOR  nunca se acaba, y su compasión jamás se agota. Cada mañana se renuevan sus bondades; ¡muy grande es su fidelidad! 

¡Feliz Año Nuevo, amigos de Israel! El cambio de otra página del calendario es un buen momento para mirar hacia atrás con agradecimiento a Dios por todo lo que nos ayudó a superar durante el año pasado, y poner la confianza y esperanza en este Dios inmutable por cada necesidad en el año que empieza. 



Los terroristas en Gaza siguen atacando la Tierra Santa, lanzando cohetes y bombas incendiarias por la frontera de Israel. Pídale a Dios para que continúe proveyendo su protección sobre el pueblo de Israel. “Es mi Dios, el peñasco en que me refugio. Es mi escudo, el poder que me salva, ¡mi más alto escondite! Él es mi protector y mi salvador. ¡Tú me salvaste de la violencia!” (2 Samuel 22:3).

Mientras Israel se prepara para una elección en abril, ore para que prevalezcan los líderes piadosos y las mentes sabias. “El rey detesta las malas acciones, porque el trono se afirma en la justicia” (Proverbios 16:12).  

Ore para que el consuelo íntimo de Dios esté con los seres queridos del sargento Evyatar Yosefi, de las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI), un paracaidista de 20 años de edad que se ahogó trágicamente la semana pasada en un simulacro de las FDI. “El Señor está cerca de los quebrantados de corazón, y salva a los de espíritu abatido” (Salmo 34:18).

Alabe a Dios porque un piloto y copiloto de las FDI no resultaron heridos cuando la tapa de su avión de combate se desprendió a los 30,000 pies de altura, exponiéndolos al aire gélido y el viento feroz. “Dios es nuestro amparo y nuestra fortaleza, nuestra ayuda segura en momentos de angustia” (Salmo 46:1).

Al entrar en un nuevo año de ministerio, ore para que La Fraternidad pueda ofrecer ayuda vital a todos los que acuden a nosotros. Y alabe a Dios por los donantes fieles que hacen posible este ministerio. “No seas mezquino, sino generoso, y así el Señor tu Dios bendecirá todos tus trabajos y todo lo que emprendas” (Deuteronomio 15:10).