Un impacto directo

Foto: IFCJ

“Este conflicto ha tenido un impacto directo en nuestras vidas”, dice Valerii, un nuevo olim (inmigrante) que, con la ayuda de La Fraternidad, acaba de hacer aliyá (inmigrar a Israel) con su esposa, Liliia, desde Ucrania, que ha sido devastado por la guerra.

“Vivíamos en la línea de fuego y los proyectiles caían sobre nuestra casa, destruyendo las ventanas y rompiendo el techo. Estábamos en constante temor por nuestras vidas y nuestro futuro”, dice Valerii.

Debido a la crisis económica en Ucrania, la familia tuvo dificultades. “Vivir en un estado de necesidad perpetua es algo del cual nos acostumbramos en los últimos años”, dice Valerii. En Israel, esperan encontrar más oportunidades seguras de trabajo.

Ellos están dejando atrás sus dos hijos mayores y los nietos, pero esperan que su familia pronto les acompañe en la Tierra Santa.

En cuanto a su aliyá con La Fraternidad, ellos están seguros que hicieron la decisión correcta. Durante los primeros seis meses en Israel, saben que pueden depender de La Fraternidad para los recursos y el apoyo financiero que necesitan para comenzar una vida nueva y exitosa allí.

“La subvención que La Fraternidad provee, en conjunto con los servicios que La Fraternidad ofrece, es algo que consideramos más que útil, especialmente cuando se tome en cuenta nuestra situación actual. Liliia y yo le damos las gracias desde lo más profundo de nuestro corazón”.